COMO HACEMOS LOS EMBUTIDOS

En Lugareño todavía hacemos nuestros embutidos en la forma tradicional. Primero los cocinamos y luego los curamos. Mezclamos especias muy aromáticas (se usa una combinación distinta para cada producto) y vinos con la carne de cerdo, y dejamos descansar la unión resultante toda la noche para que se desarrollen los sabores y comience el proceso de fermentación y preservación. Al día siguiente ponemos la mezcla en fundas naturales. Estas fundas se dividen en ristras que se colocan sobre rejillas; estas rejillas luego se llevan al horno donde se ahuman los embutidos. Curioso: Antiguamente, los embutidos muchas veces se ahumaban en la chimenea de la finca.

Los cuartos de secado son un verdadero regalo para los ojos. Fila tras fila de embutidos llenan el espacio para que el proceso de secarse tenga lugar sin ningún apuro. De 5 a 28 días lleva curar los chorizos, cantimpalos, salchichónes y chorizones. Este largo proceso ayuda a preservar los embutidos y sellarles su sabor.





Las dos imágenes de arriba corresponden a: ICEX - Instituto Español de Comercio Exterior

© Copyright 2002-2007 Lugareño Brand